$475.00
5% de descuento pagando con Transferencia Bancaria o Depósito en Efectivo
Ver más detalles
Descripción
1a edición, Ediciones Fides (2022)
Tapa blanda
15cm x 21cm, 176 páginas

Los movimientos fascistas pretendían ser dictaduras constituyentes, y no meros interregnos autoritarios. Pretendían tutelar el tránsito revolucionario hacia un orden nuevo y una sociedad distinta lógicamente de la que pretendían los revolucionarios comunistas o anarquistas, pero distinta también del viejo orden, tanto si por “viejo orden” entendemos el liberalismo como la monarquía tradicional.

En este sentido Carl Schmitt fue un pensador fascista. Ahora bien, aunque colaboró y se comprometió con el régimen de Hitler, pensamos que Schmitt nunca fue realmente un nacional-socialista, sino que hay que encuadrarlo en esta variante minoritaria del fascismo alemán que ha venido a llamarse Revolución Conservadora, y cuya representación política más conspicua fue el partido nacional-bolchevique de Niekisch. José Alsina Calvés