Hacemos envíos a toda Iberoamérica!!

La destrucción de Dresde - David Irving

La destrucción de Dresde - David Irving

Proveedor
Ediciones Ojeda
Precio habitual
$ 580.00 MXN
Precio de venta
$ 580.00 MXN
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

3a edición, Ediciones Ojeda
Tapa dura
16cm x 23cm, 380 páginas

El bombardeo, incendio y destrucción de Dresde se llevó a cabo hacia el final de la Segunda Guerra Mundial por parte de la Royal Air Force (Gran Bretaña) y la US Air Force de los Estados Unidos. Con este nombre se suele hacer referencia a los cuatro ataques aéreos consecutivos que se realizaron entre el 13 y el 15 de febrero de 1945, apenas doce semanas antes de la capitulación de Alemania. Durante los mismos, entraron en acción más de mil bombarderos pesados, que dejaron caer sobre la "Florencia del Elba" cerca de 4.000 toneladas de bombas altamente explosivas y dispositivos incendiarios, arrasando gran parte de la ciudad y desencadenando una tormenta de fuego que consumió el centro histórico de la misma, quemando vivos bajo el fuego inextinguible del fósforo líquido decenas de miles de civiles alemanes (mujeres, niños, ancianos y refugiados principalmente).

El número de víctimas varía enormemente en función de la fuente, pero la línea mayoritaria en la historiografía actual sitúa el número de muertos entre 35.000 (los que pretenden minimizarlo) y 350.000, decantándose los estudios más recientes por las cifras que rondan los 100.000 y 202.000. Esta es una cantidad superior a las víctimas de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. Otras ciudades alemanas y japonesas sufrieron genocidios similares, como Tokio (100.000) o Hamburgo (40.000).

El bombardeo de Dresde sigue siendo uno de los episodios más polémicos de la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad persiste aún el debate dado que la capital sajona no era un objetivo de interés estratégico o militar tal y como aseguran fuentes políticas o militares aliadas, sino que por el contrario el bombardeo fue una represalia desproporcionada e indiscriminada e incluso se trató de un crimen de guerra realizado a sangre fría con la firme intención de aniquilar a cientos de miles de alemanes y a los refugiados del este de Europa, que huían del avance del Ejército Rojo y buscaban refugio, precisamente, en Dresde.